CHILE|| La historia de una Constitución de otra época.

CHILE|| La historia de una Constitución de otra época.

6 julio, 2021 0 Por Ivan Lujan Huaman

Después de más de un año de agitación social y descontento popular, Chile está entrando en una nueva etapa.

En octubre de 2019, un aumento de la tarifa del metro provocó protestas masivas y disturbios en todo el país, lo que obligó al presidente conservador Sebastián Piñera a aceptar un referéndum para reescribir la constitución heredada de la sangrienta dictadura del general Augusto Pinochet.

 

Como resultado, en octubre pasado, más del 78% de los votantes chilenos aprobaron el cambio constitucional, y el mes pasado, volvieron a votar para elegir a los miembros de una asamblea constituyente.

El domingo 04 de agosto de 2021, la asamblea tuvo su primera sesión oficial, donde dio inicio un proceso que durará hasta un año y producirá un texto que será ratificado a través de un nuevo plebiscito.

Esto es histórico no solo porque simbólicamente pone fin al legado del régimen autoritario de Chile.

También es una oportunidad única para que cualquier país establezca nuevas pautas para el siglo XXI.

Se espera que la asamblea constitucional de Chile trate de limitar los privilegios de una élite con un control dominante en el poder político, que todavía actúa como una oligarquía.

En el centro del debate constitucional estará si eliminar o no una sección existente que regula el poder del Estado para desarrollar actividades empresariales, lo que la mayoría de los chilenos cree que conduciría a nuevas políticas de bienestar social.

La mayoría de los miembros de la asamblea también tienen como objetivo promover una mayor participación cívica y una mejor protección del medio ambiente en la nueva constitución.

Desde que fue electa, la asamblea constitucional de Chile ha llamado la atención en toda Latinoamérica y en España por sus relaciones internacionales, tanto por su diversidad política, racial y cultural como por la incertidumbre que la rodea.

A los conservadores les preocupa que no pueda generar una carta magna equilibrada en un país donde la voz de quienes se habían sentido marginados se ha vuelto más fuerte, con 155 miembros que en conjunto reflejan el fuerte rechazo de los chilenos a la clase política establecida: las coaliciones de centro izquierda y derecha que han compartido el poder desde el retorno a la democracia en 1990 sufrieron un duro golpe, obteniendo sólo el 16% y el 24% de los escaños, respectivamente.

En contraste, candidatos independientes y recién llegados de partidos políticos de izquierda y movimientos sociales han tenido su momento de gloria, reuniendo el 60% de los votos.

Elisa Loncón es un buen ejemplo de la diversidad de esta asamblea. Es mujer e indígena: dos grupos que han encontrado nueva influencia en el proceso constitucional. La asamblea chilena es la primera en el mundo en tener paridad de género (77 miembros son mujeres) y la primera en la historia del país en incluir asientos designados (17) para representantes indígenas.

También incluye ambientalistas, feministas, miembros de la comunidad LGBTQ+ y chilenos de todo el espectro social. Abogados, politólogos, ingenieros e historiadores convivirán con activistas sociales, amas de casa y conductores de autobuses escolares, entre otros.

La edad promedio de los asambleístas es de 44 años. Muchos de ellos participaron en las protestas de octubre de 2019.

La constitución actual de Chile fue redactada bajo la influencia del modelo neoliberal del economista de la Universidad de Chicago, Milton Friedman.

A pesar de sus muchas enmiendas, la mayoría de los chilenos la considera demasiado dirigida al libre mercado y la culpa de las marcadas desigualdades del país.

“Chile se está abriendo a nuevos actores políticos. Fuimos llamados a escribir algo diferente”, dice Loncón “Esta es la primera vez que la política institucional se asemeja al Chile real. No tendremos hombres hablando de temas de mujeres, gente heterosexual discutiendo la diversidad sexual o gente blanca hablando de las necesidades de las comunidades indígenas. Lo haremos nosotros mismos porque hoy estamos mejor representados”, agrega.

Quizás lo más importante es que si la convención logra redactar una constitución que satisfaga las necesidades de los chilenos modernos, podría tener un gran impacto en el resto de América Latina

 

¡SIGAMOS EN CONTACTO!

¡Nos encantaría tenerte al día con nuestras últimas noticias y regalos!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

SIGUE DISFRUTANDO DE NUESTRO CONTENIDO

Quieres seguir disfrutando de la mejor información al alcance de tu mano, noticias de última hora y descuentos de nuestros aliados